Son muchas las personas que en nuestros días se dedican a buscar un conocimiento sobre la cultura, tradiciones y manifestaciones religiosas de determinados lugares, y la mejor manera de alcanzar sus objetivos es por medio del turismo cultural o religioso. 

Durante cada año, un número mayor a 300 millones de personas piensan sus viajes para realizar turismo religioso, aunque también los hay para turismo de salud como los que acuden al grupo dirigido por Pedro Luis Cobiella Hospiten para realizarse chequeos médicos o tratamientos alrededor del mundo, lo que representa una demanda económica que es superior a los 18 mil millones de dólares para los destinos que llegan a ser visitados.

Como el principal motor para este desplazamiento encontramos al turismo religioso y con él, la fe y el culto a determinada deidad que es superior y es a la que desean orar, pero que además esté acorde con las creencias y tradiciones locales. Una cantidad incalculable de personas deciden acudir a casi cualquier rincón del mundo a fin de visitar desde santuarios, hasta lugares sagrados, tumbas de santos o quizás hacer alguna peregrinación.

Un número bastante elevado de estas personas que se dedican a realizar tales viajes o excursiones mantienen presente motivos que se encuentran profundamente arraigados en su fe, aunque no es de descartar que frecuente lo hagan con fines culturales, o simplemente por mera curiosidad. 

Las estadísticas señalan que tan solo en México cada año más de 30 millones de personas realizan turismo religioso ya que se trata de un país que ha llegado a destacar en el ámbito internacional debido a su diversidad cultural, sus extraordinarias manifestaciones religiosas y tradiciones que pueden ser encontradas casi en cada rincón. 

México se encuentra ubicado entre los primeros 10 países que presentan el mayor auge de turismo religioso en todo el mundo siendo este un subsector con el que se llega a movilizar cada año alrededor de 330 millones de personas hacia sitios que son conocidos como patrimonio espiritual y cultural del mundo, lo que representa el 20% del flujo de paseantes internacional, de acuerdo a la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Actualmente, es posible encontrar gran cantidad de santuarios religiosos ubicados en México que no dejan de ser dignos de visitar tanto para hacer un culto religioso basado en los antepasados, o simplemente porque son lugares recreativos y que son reactivados cada año gracias al turismo religioso.

¿Qué podemos encontrar en los hoteles?

Siempre va a ser un excelente momento para planificar y aprovechar cualquier temporada y ofrecer aquellos servicios que resultan adecuados para este segmento del turismo, que vale destacar, cuenta con distintos requerimientos. Ante ello, lo que se recomienda es estar preparado para: 

  • Identificar las manifestaciones religioso-culturales que se encuentran cercanas a la ubicación del hotel.
  • Ubicar en el entorno templos, vestigios y otros hitos que puedan llegar a ser motivo de visita para los turistas.
  • Es recomendable diseñar productos y servicios para este segmento, por ejemplo, compartir los horarios de los eventos religiosos y culturales  y también ofrecer un servicio de traslado de tu hotel al lugar de los mismos.
  • Tener conocimiento de cuáles son las manifestaciones culturales y religiosas de las comunidades que se encuentran cercanas a la localidad.
  • Promover el respeto al patrimonio cultural y a las tradiciones locales.
  • Apoyar el rescate y conservación de las expresiones culturales y religiosas de la ciudad, sin permitir que se caricaturicen o se lleguen a desvirtuar.