Quizás estemos pensando cuál es el olor de las últimas vacaciones, el relax que se sintió o quizás el momento de retornar. Y no es como si se entrará a una perfumería, sino que el marketing olfativo va más allá a través de un perfume corporativo que resulta agradable ya que el secreto radica en vincular la marca con una emoción.

En líneas generales, los turistas buscan un viaje donde lo más importante no se trate del destino, sino más bien de la experiencia. Por lo que un viaje a través del aroma le ofrece una vivencia única que se almacena en la memoria límbica, siendo este un recuerdo que surgirá de forma nítida cada vez que el cliente se exponga a dicho aroma.

Empresas como Ambiseint, de quien vale señalar se gestó en Ibiza, han trabajado en gran medida dentro del sector turístico con agencias de viajes, aeropuertos, compañías aéreas, puertos y hoteles, hasta restaurantes, discotecas y centros comerciales donde los turistas también acuden durante sus vacaciones. Por esta razón, están conscientes de que el viaje se inicia con el aroma.

Es así, como el viaje comienza al momento de acudir a la agencia, también se hace presente en el aeropuerto, continúa por el aire, recibe en el destino, acompaña en la estancia, cuando se come, compre o baile. Y cuando se retorna, así, no solo se llevan los aromas, sino los recuerdos.

Es de este modo, que los aromas quedan almacenados en el hipotálamo, en el sistema límbico, funcionando como recuerdos imborrables de las experiencias que se viven.

Aunque de manera tradicional a nuestra memoria olfativa no se le ha prestado mucha atención como si se ha hecho con la vista o el oído, los estudios han demostrado que el recuerdo de aromas y olores resulta mucho más intenso y duradero que las imágenes o los sonidos.

El marketing olfativo logra que se incremente el tiempo de permanencia en un local, ya que intensifica la producción de endorfinas en la pituitaria y crea una atmósfera de relajación que incentiva la confianza.

Un ejemplo de ello es un experimento realizado en el casino Hilton de Las Vegas, donde se reveló que en una sección que había sido perfumada, el juego en las máquinas vivió un aumento significativo en relación con las zonas no aromatizadas.

La libertad del odotipo de Air Europa

Si nos detenemos a pensar, todo espacio resulta susceptible de ser aromatizado, y esto mismo sucede en los aviones. Tal es el caso de esta reconocida aerolínea, quien creó su aroma corporativo, y para ello se apoyó en cuatro puntos fundamentales:

  • Concepto de comunicación: en este caso, la libertad.
  • Identidad corporativa: bajo su eslogan “Tú decides tu destino”.
  • La adecuación del aroma a su código cromático, en tonos azules.
  • El espacio a aromatizar: tanto las oficinas como los aviones.

El resultado lleva al pasajero a recordar al lienzo azul y blanco del cielo, con aroma cítrico-floral de intensidad media, con salida de lavanda y cítricos; cuerpo de azahar, jazmín y albahaca; y fondo de ámbar, vetiver y almizcle.

Sol Beach House se trata del olor a vacaciones que retorna con el vacacionista a casa, y es la marca de Meliá Sol Beach House quien tiene muy claro lo que quería de sus visitantes, justo al poner el pie en sus establecimientos, sintiendo el olor del verano y del descanso de las vacaciones.